¡Envíos Gratis en órdenes a partir de $3.000!

Fibras de camélidos: historias, identidad y legado

Desde pequeños nos fascinamos al oír historias atrapantes que nos transmitan emociones o nos ayuden a imaginar una realidad mejor. A medida que vamos creciendo y convirtiéndonos en personas con más responsabilidades, la vida se torna más y más veloz y olvidamos lo bien que nos hacían sentir esas historias. También olvidamos que todo, absolutamente todo lo que nos rodea, contiene una historia. Solo que a veces en la vorágine diaria olvidamos prestarle atención.

La zona Andina tan cercana a nosotros geográficamente, pero tan lejana en conocimiento, es uno de esos lugares donde se siguen preservando día a día las historias más simples, místicas y ricas. Animaná intenta resguardar muchas de estas historias en sus prendas para que el consumidor pueda disfrutar, de primera mano, la sabiduría andina. ¿Alguna vez pensaste que las prendas que vestís transportan historias? ¿Estás dispuesto a oírlas?

Fibras de camélidos

Una de las comunidades más conocidas y con mayor legado cultural de la zona Andina fueron los Incas. Ellos tenían reglas específicas para el manejo de guanacos y vicuñas, animales que eran extremadamente valorados en su cultura debido a la calidad de sus fibras. Cada tres o cuatro años, hacían las capturas de estos animales, la cual era conocida como “Chaku”. Allí, a muchos de los animales se los dejaba ir, a otros se los esquilaba, y a algunos se los mataba aprovechando su cuero y carne. Fuera de este período, la caza de vicuña estuvo prohibida.

              Vicuñas   Chaku   Chaku 

La fibra de vicuña era el material principal para producir unas telas livianas llamadas Kumpi, que eran usadas por la realeza Inca, cuya confección y cuidado estaba a cargo de las Vírgenes del Sol. Tan preciadas eran estas prendas, que existían funcionarios dedicados a su control y almacenamiento, y se “sacrificaban” telas incinerándolas para los dioses.

Hasta el día de hoy, los pueblos puneños del sureste peruano conservan una estrecha relación mística con los animales. Para ellos, los animales son “Salqa” (Silvestres) o “Uywa” (Domésticos). Los salqa son criados por las divinidades en la misma forma que los uywa son criados por los pastores. Para los “Apus”, o divinidades de la montaña, los zorros equivalen a los perros, los pumas son gatos y las vicuñas alpacas. Por eso, está penado en muchas culturas andinas peruanas atentar contra las vicuñas, ya que tienen dueño y, por tanto, el cazador puede ser castigado como si un pastor le robara alpacas a otro pastor.

Los camélidos son animales que acompañaron el desarrollo humano y aportaron a su bienestar y alimentación durante la historia y en diferentes partes del mundo. Hoy, las fibras de estos animales juegan un papel importante en la industria de la moda y la calidad de sus fibras sigue siendo de las más finas del mercado. Para que, como sociedad, podamos seguir disfrutando de las propiedades de estas fibras y mantener su calidad original, es necesario tener en cuenta el manejo de camélidos y conservar la especie y su ambiente.

Fibras naturalesCon un buen manejo de los camélidos, también se logra: fortalecer comunidades locales e instituciones de acción colectiva; revitalizar antiguas tradiciones; crear y fortalecer relaciones entre comunidades; recuperar el saber local; proveer fuentes alternativas de ingreso a las comunidades, que están usualmente relegadas y olvidadas por los estados nacionales. Además, desarrollar y fomentar la participación local, fortalecer los reclamos de tierras y recursos naturales, demarcar territorio de comunidades, y proveer incentivos para evitar la emigración a las ciudades. Pero, por sobre todo, para preservar esas historias místicas que le dan identidad a una zona y que hacen que cada fibra tomada de estos animales nos susurre acerca de esos dioses de la montaña y de lo importante que es cuidar sus secretos y tradiciones.

Dejar un comentario

Sale

Unavailable

Sold Out